¿Cuál es la mejor manera para perder grasa y hacerlo para siempre? 

Imagina que vas al cine a ver una película, en la primera escena aparece una chica con unos kgs de más intentando perder grasa mientras suda en la cinta de correr como si no hubiera un mañana, da igual en la época del año que vayas a ver la película, la chica aparecerá en escena subida en la cinta intentando «quemar» sus excesos.

Ahora imagina que como en las películas, hacemos un «flash forward» y podemos ver lo que sucede dos años más tarde.

En estos dos años la chica ha seguido aferrada a la cinta de correr, haciendo los kilómetros suficientes como para haber dado la vuelta al mundo por el ecuador pero sin salir del gimnasio, ¿Sabéis cuál será su aspecto?

Exacto, el mismo que antes pero con cara de cansada.

¿Por qué sucede esto? No se supone que el cardio te hacía perder grasa y las pesas te ponían con músculos como un hombre? Es lo que siempre me han dicho…

El entrenamiento cardiovascular de baja intensidad (el cardio de toda la vida) es un enfoque aceptable a la hora de perder grasa, no es que no sirva para nada y en muchas situaciones es necesario, pero dista mucho de ser la mejor opción a la hora de perder grasa por varias razones:

1.- Las calorías que gastas son muy pocas (Aprox 300kcal para 1 hora de entrenamiento en cinta a 4-5 km/hora)

2.- La demanda de oxígeno post-ejercicio (EPOC) es muy baja. Una vez te bajes de la cinta se terminó el entrenamiento para tu cuerpo, no vas a estar más tiempo quemando grasa después de entrenar porque la intensidad ha sido muy baja. (El EPOC es el oxígeno extra que el cuerpo te presta cuando entrenas de manera muy intensa, imagina una carrera muy larga y muy demandante en la que lo das todo, el cuerpo te dice «Vale amigo, te ayudaremos a terminar la carrera prestándote oxígeno de más pero luego esto me lo tienes que devolver cuando termines» de ese modo aunque la carrera haya terminado el cuerpo sigue quemando calorías para recuperar ese oxígeno que te prestó anteriormente) 

3.- La creación de masa muscular y el posterior aumento del metabolismo es prácticamente nulo. (El músculo es un elemento muy caro de mantener para tu cuerpo porque consume muchas calorías, cuanto más músculo tengas tu cuerpo mayor será tu consumo calórico)

 4.- El entrenamiento de cardio no mejora tu fuerza o funcionalidad, no hace que te sientas más fuerte, ni más «dura» o con más energía, crea todo lo contrario.

 5.- El abuso de entrenamiento de cardio, puede incluso reducir tu metabolismo, haciendo que tu cuerpo engorde con más facilidad porque pierdes músculo y tienes una menor tasa de metabolismo basal. (Tu cuerpo gasta menos calorías en reposo).

 A causa de los puntos anteriores, es normal entrar en el círculo vicioso de la persona que no pierde peso/grasa

  • 1 Mes: Empieza la dieta y el gimnasio, no consigue los resultados que quiere pero aún lleva poco tiempo y se sigue esforzando. 
  • 2 Mes: Tras 4 semanas sin ver resultados se frustra y decide hacer cardio más tiempo y comer menos, de ese modo seguro que lo consigue.
  • 3 Mes: Tras 12 semanas no aguanta más, tanta dieta y cardio no han servido para casi nada, termina pensando que «ella tiene mala genética».
  •  

¿Sabes cómo acaba el ciclo verdad?

Correcto, la chica lo deja y vuelve a su vida anterior, con el posterior rebote y subida de peso por haber acostumbrado a su cuerpo a ingerir 700kcal.

¿Cuál es la conclusión que saca de todo esto?

Ir al gimnasio no me ha hecho bajar de peso y encima hacer dietas no vale para nada, ¡ahora he ganado más peso del que tenía al principio.

¿Entonces qué tengo que hacer si quiero perder grasa/peso?

 

1.- Realizar entrenamiento de fuerza al menos 3-4 días a la semana. No vas a ganar mucha masa muscular ni a ponerte como un hombre, esto es un mito. El entrenamiento de fuerza te ayudará a quemar calorías al mismo tiempo que ganas músculo, haciendo que tu aspecto sea el de una mujer con tono muscular y definida, en lugar de ser el de una chica delgada y sin curvas.

Además, el entrenamiento de fuerza mejora tu estado psicológico, haciendo que te sientas más feliz y confiada contigo misma. 

2.- Añadir el trabajo cardiovascular como complemento los días de descanso del entrenamiento de pesas o los mismos días al final del entrenamiento.

3.- Llevar una alimentación acorde a tus objetivos, muchas personas «comen sano» pero no pierden peso por el simple hecho de que se están pasando de calorías, es mucho mejor saber qué tienes que comer y en cuánta cantidad que estar prohibiéndote a ti misma alimentos durante el día, ya sean carbohidratos porque piensas que son malos, grasas porque crees que engordan o proteínas porque son malas para los riñones. En nuestros cursos de nutrición para perder grasa explicamos cómo hacerlo para que puedas perder grasa sin quitarte un alimento u otro.

4.- Si no sabes cómo hacerlo, pide ayuda. El principal problema de las personas es que como no siguen un plan adecuado no ven resultados, entonces abandonan porque piensan que realizan mucho sacrificio para poca recompensa. Realiza un plan adecuado, entrena la fuerza y verás cómo empiezas a perder grasa y tener el cuerpo que quieres.

En nuestra academia son muchas las mujeres que han conseguido perder grasa y ganar masa muscular gracias a un entrenamiento y nutrición adecuadas, sin hacer dieta estricta o quitarse alimentos, si te gustaría ser la siguiente en conseguirlo puedes acceder rellenando la entrevista de acceso.